Por OBESIDAD se entiende aquel estado de salud anormal en el cual hay un exceso de grasa corporal.
La forma más seria de obesidad, que afecta alrededor de un 3 a un 8% de la población adulta ocurre cuando el incremento de sobrepeso alcanza más del 70% por encima del peso ideal (IMC>40). Este grado de obesidad se denomina OBESIDAD MÓRBIDA o MASIVA para enfatizar la repercusión que por ello se genera tanto en el campo de los desequilibrios de salud física como de bienestar social.

 

Metabolismo de las grasas, el tejido adiposo
El adipocito es la célula de nuestro cuerpo responsable de almacenar la grasa. La grasa almacenada dentro de los adipocitos se acumula en forma de gotas lipídicas que se funden para formar una vesícula única que ocupa y distiende la mayor parte de la célula y desplaza el núcleo hacia la periferia confiriéndole un aspecto característico de "anillo de sello". La grasa almacenada dentro de los adipocitos se obtiene de tres fuentes principales: la grasa de la dieta que circula en la corriente sanguínea en forma de quilomicrones, los triglicéridos sintetizados en el hígado y transportados por la sangre y los triglicéridos sintetizados a partir de la glucosa dentro de los mismos adipocitos. La mayoría de los adipocitos se encuentran agrupados en unas zonas concretas de nuestro cuerpo formando lo que denominamos el TEJIDO ADIPOSO. El tejido adiposo es el principal almacén de energía de nuestro organismo.
El ritmo de depósito y de utilización de grasas dentro del tejido adiposo está fuertemente determinado por la ingesta de la dieta y por el gasto energético, pero algunas hormonas y el sistema nervioso simpático influyen notablemente en el metabolismo graso de los adipocitos. Las principales hormonas responsables del crecimiento del tejido adiposo son la insulina y las hormonas femeninas (17-B-estradiol).

Alteraciones de las grasas en caso de obesidad.
Las personas con obesidad presentan un exceso en el número total de células grasas. Esta incontrolada proliferación celular es debida a la existencia de clones de células precursoras con una capacidad aumentada para multiplicarse y diferenciarse. Asimismo parece ser que dichas células no sólo se multiplican con mayor rapidez sino que poseen una mayor capacidad de trabajo incorporando más lípidos del torrente sanguíneo que las células de una persona normal aumentando de esta manera la susceptibilidad para desarrollar y perpetuar un estado de sobrepeso.

 

Causas y mecanismos de la obesidad
La obesidad es un complejo desorden de salud de origen múltiple. Ocurre cuando las calorías (energía) en forma de nutrientes que nosotros ingerimos son mayores que el gasto necesario para mantener nuestras funciones corporales (metabolismo basal) y nuestra actividad física diaria. Es decir, se produce cuando comemos más de lo que gastamos. Este exceso de calorías son almacenadas en nuestro cuerpo como grasa en el tejido adiposo.

La idea simplista de que el problema de las personas con sobrepeso es debido a que comen más que el resto de la gente es verdad sólo en parte. Está comprobado que existe una remarcable variabilidad en los requerimientos energéticos entre las personas, algunas personas son capaces de comer el doble de lo normal sin experimentar un incremento de su peso. Es decir, existen otros factores además de la comida responsables de que aunque dos personas coman la misma cantidad de alimentos una de ellas se mantenga en su peso ideal y la otra padezca obesidad:

  • FACTORES GENÉTICOS
    Está ampliamente demostrado que existe una fuerte predisposición familiar en el desarrollo de la obesidad. Por ejemplo, el 50% de la descendencia en las familias con padres obesos padecerán de obesidad. Otro estudio ha demostrado que los hijos adoptados de padres biológicos obesos tienen más propensión a problemas de sobrepeso que la población normal aunque los padres adoptivos no padezcan este problema.

  • SEXO
    Un estudio epidemiológico entre la población americana revela que las mujeres son más propensas a padecer problemas de obesidad que los hombres. Una posible causa de que las mujeres tengan mayor tendencia a padecer sobrepeso puede ser que éstas tienen mayor proporción de tejido adiposo (grasa) en su cuerpo (25%) en comparación con los hombres los cuales sólo tienen un 15% de su peso corporal total en forma de grasa.

  • FACTORES SOCIO-ECONÓMICOS
    Diferentes grupos étnicos pueden tener diferentes ideales acerca del peso corporal. En determinadas civilizaciones la obesidad se interpreta como un estado de bienestar socio-económico.

  • EMBARAZO
    Para muchas mujeres, el inicio de la obesidad coincide con el embarazo. Parece ser que durante la primera fase del embarazo hay un aumento de ingestión de alimentos mientras que durante fases tardías hay una disminución de la actividad física. Asimismo el desequilibrio hormonal que se produce durante el embarazo con un aumento importante de hormonas femeninas (estrógenos y prolactina) favorecen el crecimiento del tejido adiposo.



Complicaciones médicas y sociales de la obesidad
Un estudio demuestra que los hombres de 25 a 35 años que padecen de obesidad mórbida sufren una mortalidad 12 veces mayor que sus semejantes. Otro estudio de seguimiento de 419.060 mujeres y 336.442 hombres durante 12 años, observa que la mortalidad en hombres con un 50% de exceso de peso es el doble. En el mismo grupo de peso, la mortalidad aumenta 5 veces si además es diabético, y 4 veces si tienen enfermedades digestivas. En mujeres la mortalidad aumenta el doble, 8 veces si además es diabética y 3 veces más si padecen enfermedades digestivas. La obesidad está asociada con un gran número de complicaciones que repercuten muy desfavorablemente en la salud y la esperanza de vida de estos pacientes:

  • CORONARIOPATÍAS E INFARTO DE MIOCARDIO
    Una obesidad mantenida incrementa el riesgo de enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca congestiva, fallo cardíaco y muerte por infarto de miocardio.

  • HIPERTENSIÓN ARTERIAL
    Las personas que presentan un sobrepeso del 20% o superior tienen diez veces más probabilidades de padecer una tensión arterial superior a la normal.


  • HIPERCOLESTEROLEMIA E HIPERTRIGLICERIDEMIA
    En estos pacientes los niveles de colesterol y otras grasas en sangre tienden a ser elevados, contribuyendo y potenciando de esta manera a las alteraciones circulatorias e infartos del corazón.

  • DIABETES
    Hay una estrecha relación entre la diabetes tipo II o diabetes no insulinodependiente y la obesidad. Asimismo la intolerancia que presentan estas personas a la glucosa es proporcional a los años del paciente, duración de la obesidad e incremento de peso. En aquellos que presentan un incremento de peso del 45% o superior el riesgo de diabetes se multiplica por 30.

  • CÁLCULOS BILIARES O PIEDRAS DE LA VESÍCULA BILIAR
    En pacientes obesos hay mucha mayor incidencia de colelitiasis. Más de 1/3 de mujeres de 45 años que presentan un sobrepeso del 100% padecen piedras en la vesícula biliar.

  • INSUFICIENCIA RESPIRATORIA Y PROBLEMAS PULMONARES
    Las personas con obesidad masiva tienen tendencia a presentar problemas repiratorios en forma de trastormos bronquiales, Síndrome de sleep-apnea o trastorno repiratorio del sueño, Hipoventilación alveolar, embolismos pulmonares que pueden evolucionar al cuadro florido de hipertensión pulmonar, hipertrofia ventricular y fallo cardíaco, causa no poco frecuente de muerte en estos pacientes.

  • ALTERACIONES DE LA MENSTRUACIÓN
    Alteraciones de la menstruación e infertilidad son relativamente frecuentes en estas personas.

  • CÁNCER DE ÚTERO (MATRIZ)
    Los elevados niveles de estrógenos que presentan estas personas parecen ser los responsables de la elevada frecuencia de hiperplasia y cáncer de matriz de estas pacientes.

  • ALTERACIONES DÉRMICAS E INFECCIONES FÚNGICAS DE LA PIEL
    Los pliegues cutáneos favorecen la maceración de la piel y la colonización de esta por hongos y otros parásitos.

  • PROBLEMAS ÓSEOS Y ARTICULARES
    El sobrepeso que se ve obligado a soportar el esqueleto de estas personas es responsable de los problemas articulares y de columna.

  • PROBLEMAS PSICO-SOCIALES
    Las personas con sobrepeso se ven sometidas a un gran estrés social que desemboca en serios trastornos depresivos difíciles de manejar.